Velad y Orad…

¿Qué está pasando con los Jóvenes, con los niños y adolecentes?

¿Cuántos reciben con gozo la Eucaristía y van con gusto al encuentro del señor los domingos?Padre Pío

Triste y lamentablemente son muy pocos los que asisten al Sacrificio perpetuo desde donde sale el sol hasta el ocaso: la Santa Misa, ¿donde ha quedado la Santidad Verdadera?

¿Los teléfonos inteligentes han ganado la guerra a la oración?

La caridad ¿se está enfriando? La pérdida de la Fe, la apostasía se ha manifestado de una forma brutal en la humanidad.

En la próxima Navidad, ¿estaremos reunidos y congregados en una cena familiar Navideña en el nombre de Jesús? o asistirán a fiestas paganas de desenfreno y alcohol llamadas “posadas”

Hace unos años, no se escuchaban como hoy en cada momento, en las redes sociales y en las conversaciones el odio a Dios, palabras ofensivas e insultos llenos de palabras maldicientes contra Jesús y la Santísima Virgen y a la Iglesia.

Velad y Orad… porque ¡hay! de los que se apartan del camino de amar y honrar al Señor y se aparta de sus caminos porque el Señor sorprende al Impío y vomita de su boca al tibio al católico light, al “normal” el que no se mete con nadie y sí no hace daño a nadie pero tampoco le hace el bien a ninguna persona.

La conversión es el deseo de amar a Dios y a la Santísima Virgen, y pedir su Misericordia, confesarse y recibir la comunión Eucarística del Cuerpo y la Sangre del Señor.

La pregunta es: ¿Estamos acercándonos a Dios? Los Jóvenes, buscan a Jesús, ¿estamos con la luz de la lámpara encendida? ¿Estamos en Gracia de Dios, estamos velando y orando?

Debemos entender que un Católico es un Cristiano y un Cristiano vela y espera porque nadie sabemos el día del encuentro del Señor, será por enfermedad, por un accidente, un desastre natural, como un terremoto o una tormenta, o por Su Segunda Venida, vivimos como si Dios no existiera.

Hermanos hoy es el momento, de pedir perdón y hacer el gran cambio, el cambio hacia Dios, arrepentidos busquemos la confesión Sacramental  para obtener la Absolución del Sacerdote de Cristo y poder recibir al Señor Jesús, hermanos.

El viene pronto, la señal de sus avisos se empiezan a manifestar en el mundo, prodigios en el aire y cambios, cambios en el mundo, menos en nosotros.

El misterio de la Iniquidad asoma su rostro cada día más, pues el delito que se hacía en las sombras ahora es “derecho constitucional” el aborto, la eutanasia, la destrucción de la familia con nuevos modelos contrarios a la Ley de Dios y ahora eres perseguido por denunciar estas abominaciones.

Cristo es el Camino la Verdad y la Vida. Urge la conversión a Dios, pidan a la Virgen que los ayude a amar a Jesucristo su único hijo, nuestro Señor.

Dios les Bendiga.